Nada mejor para solucionar el antojo cuando deseamos unas ricas MAGDALENAS CASERAS

Nada mejor para solucionar el antojo cuando deseamos unas ricas MAGDALENAS CASERAS

Nada mejor para solucionar el antojo cuando deseamos unas ricas MAGDALENAS CASERAS

Ingredientes

12 magdalenas

  • Huevo – 3 unidades
  • Harina de trigo – 200 gramos
  • Aceite de girasol – 190 gramos
  • Azúcar – 180 gramos
  • Leche – 50 gramos
  • Limón – 1 unidad
  • Levadura química (polvos de hornear) – 7 gramos
  • Canela en polvo – 1 cucharada pequeña
  • Sal – una pizca

Preparación

  • Ponemos en un cuenco la harina, la levadura química, la canela en polvo y la ralladura de la piel de un limón.
  • Si lo deseemos, podemos sustituir la piel del limón por piel de naranja.
  • Con la ayuda de una cuchara, mezclamos todos los ingredientes para que queden repartidos de manera uniforme.
  • En otro cuenco, ponemos los 3 huevos y los batimos hasta obtener una mezcla espumosa.
  • Si disponéis de batidor de varilla eléctrico haced uso de él, porque el resultado será una masa llena de aire.
  • Si no tenéis a mano este pequeño electrodoméstico, podéis batir los huevos con una varilla manual.
  • El proceso será así más laborioso pero el resultado será igualmente satisfactorio.
  • Una vez que hemos batido los huevos, vamos añadiendo el azúcar poco a poco mientras continuamos batiendo para que éste quede perfectamente incorporado.
  • A continuación, vertemos en el cuenco la leche.
  • Seguimos batiendo.
  • Vertemos el aceite poco a poco mientras continuamos trabajando la mezcla con la varilla.
  • Una vez incorporados los líquidos, echamos una pizca de sal y batimos para que se reparta por la masa.
  • Por último, echamos, poco a poco, la harina que tenemos en el otro cuenco, sin dejar de batir en ningún momento.
  • Prestaremos especial cuidado para que no nos queden grumos de harina en la masa.
  • Una vez que tenemos lista nuestra masa, tapamos el cuenco con un plástico y lo metemos en la nevera donde lo dejamos durante, al menos, una hora.
  • Pasado el tiempo de reposo, ponemos el horno a calentar a 210ºC.
  • Sacamos el cuenco de la nevera y nos disponemos a repartir el contenido de éste entre las cápsulas de papel.
  • Antes de hacerlo, debemos poner las cápsulas en el interior de moldes de metal para que las magdalenas mantengan la forma y no se desparramen en el horno.
  • Llenamos los moldes unas 3/4 partes de su capacidad.
  • Una vez repartida la masa, espolvoreamos con un poco de azúcar granulado la superficie de ésta.
  • De este modo, conseguiremos que se cree una deliciosa costra que es típica de las magdalenas.
  • Una vez que el horno ha alcanzado la temperatura programada, metemos los moldes de metal y horneamos, a 210ºC, durante 15 minutos o hasta que el interior de las magdalenas esté cocido.
  • Para comprobar el punto de cocción introducimos un palillo en la masa; si al retirarlo, éste presenta restos de masa adheridos, prolongamos la cocción unos minutos más.
  • Tras retirarlas del horno, las dejamos 5 minutos en los moldes de metal.
  • Pasados los 5 minutos, retiramos las magdalenas de los moldes de metal y las ponemos a enfriar sobre una rejilla metálica.
  • Una vez frías, ya están listas para consumir.
12