Cómo encender la chispa del sabor en tu cocina en tan sólo 10 minutos…

Cómo encender la chispa del sabor en tu cocina en tan sólo 10 minutos...
¿Cuántas veces no entramos a la cocina deseando elaborar ese guiso que tanto nos gustaba, el que hacían nuestras mamás y abuelas, pero por mucho que lo intentáramos no salía igual, le faltaba ese toque?
 
O cuando deseábamos sorprender a esa persona amada con nuestro limitado conocimiento culinario, eso sí, lleno de amor. 
 
Pero al final no quebrábamos la cabeza porque no conocíamos muchas opciones, y todos sabemos lo que sucede cuando comes lo mismo tan repetidas veces.
 
O simplemente te preocupa comer rico y saludable, ¡toda una tarea! 
 
¿Qué tal cuando te pasas de sal o cuando la pasta te sale cruda y desabrida? ¿O quemada por afuera y falta de cocción por adentro?
 
O escuchas a tus amigas presumirte su receta… o a tu suegra. Y no encuentras cómo pedirles la receta, porque la verdad es que si estaba rica. O no quieres que sea tu suegra quien te la pase.
 
Pero, ¿para qué sufrir?
 

¡Si la vida esta hecha para disfrutarse!

 
Y estarás de acuerdo conmigo que uno de los grandes placeres de la vida es la comida.
 
¿Porqué no conocer los secretos de la Magia de la Cocina?
 
Y comenzar a disfrutar día tras día de esos momentos tan agradables.
 
Y mejor aún ver que las personas que amas, comen bien, lo disfrutan.
 
Ver que tus hijos crecen y se desarrollan sabiendo que lo que les das de comer no sólo es sano y nutritivo, sino delicioso.
 
¿O qué tal que sorprendes a la persona que amas en una ocasión especial con tus dotes culinarias y lo que se enciende es la chispa del amor?
 
Porque por supuesto. Lo que importa es lo que viene después.
 
No es tan sólo ese momento de bocados llenos de sabor. 
 
Sino la plática, las sonrisas, el saber que no importa cómo está allá afuera. 
 
En tu mundo, en tu casa las cosas están más que bien.
 
Y nos recuerda que muchas de las grandes negociaciones se hacen en comidas.
 
Pero no sólo las negociaciones…
 
También los romances, las uniones familiares y las grandes amistades.
 
Grandes historias comenzaron alrededor de platillos deliciosos. Pero también algunas se arruinaron por ellos.
 
¿Pero para qué pensar en malas experiencias? 
 
Seguramente algunas sean graciosas, o lo sean con el tiempo.
 
¿Pero qué mejor que platicar de ellas como anécdotas del pasado? 
 
Por supuesto frente a un guiso mágico que preparaste.
 
¿Quién no quiere comer delicioso todos los días?
Es como Victoria, una amiga que pensaba que no era buena en la cocina, compraba puros empaquetados en el super porque no tenía tiempo.
 
¡Sí! De esos que vienen refrigerados, con colorantes y saborizantes artificiales (de esos que dicen las malas lenguas que tienen componentes que nos enferman) y que sólo llenan y se apelmazan en nuestro organismo.
 
Victoria, como muchas personas, pensaba que con eso podía satisfacer su hambre, total, comía y seguía con sus actividades diarias.
 
Victoria tenía una amiga, Ana, que también era fan de los empaquetados y el horno de microondas. Y Ana alimentaba a sus hijos y a su esposo con esto. 
 
Andrés, amigo de Victoria, platicaba siempre con ella mientras comía una sopa Maruchan. Platicaban de cualquier cosa y reían. Ah, una de las cosas que Andrés le platicaba era que había estado enfermo últimamente, algo raro del estómago, creo.
 
Un día fueron Victoria, Andrés (ya se había recuperado) y Ana con Antonio, su esposo (los hijos se quedaron con la suegra) a comer a un restaurante de lujo.
 
La comida, ¿qué te puedo decir? Exquisita. El restaurante era famoso por sus platillos, pero también sus precios. 
 
Si tan sólo pudieran darse ese lujo todos los días, vivirían una vida de reyes.
 

¿Quién no quiere comer delicioso todos los días? 

 
No conozco a nadie que prefiera lo que no le gusta (o lo que está más o menos pasable) a su comida favorita, bien preparada como se debe.
 
Y si conoces a alguien así, mándalo aquí antes de que se termine su empaquetado.
 
Fue entonces que en la mente de Victoria surgió una idea.
 
Pero te platicaré de esta idea más adelante.
 
Por lo pronto, mi deseo más ferviente es que tú obtengas el mayor beneficio de esto.
 
Porque a partir de ahora podrás ser una persona con la capacidad de crear momentos mágicos.
 
Serás la chispa que inicia esas grandes historias.
 
Y tendrás el poder de convertir caras largas en sonrisas llenas de satisfacción con tu toque.
 
Pero para encender la chispa es necesario que des tu primer paso.
 
Y es justo aquí, continúa con la historia. Te daré los primeros secretos justo cuando digas las palabras mágicas…